Logo de Neurofisiologia Granada

NEUROFISIOLOGÍA GRANADA

Caso Clínico MOVIMIENTOS PERIÓDICOS DE EXTREMIDADES 14/05/07

 

 

Comentarios:

Tanto el Síndrome de Hipoventilación como el Trastorno de Movimientos Periódicos de Extremidades durante el sueño pueden condicionar la presencia de hipersomnia diurna y de insomnio.

En el estudio realizado son los movimientos de extremidades los que condicionan con mayor frecuencia microdespertares, especialmente durante las fases I y II NREM en la primera parte de la noche.

Los Movimientos Periódicos de Extremidades pueden presentarse en combinación con trastornos respiratorios durante el sueño, y es posible que el tratamiento de la hipoventilación mejore significativamente la sintomatología.

Se encuentran relacionados con la edad, son casi inexistentes en menores de 30 años, y alcanzan su máxima incidencia en la década de los 50. En el presente caso clínico la edad es muy precoz para este síndrome, tan solo 22 años, aunque se encuentra un síndrome de hipoventilación asociado al sueño, que puede encontrarse en asociación con el trastorno del movimiento.

Los movimientos periódicos de extremidades aparecen en un porcentaje muy alto de pacientes con Síndrome de Piernas Inquietas, no ocurriendo al contrario. En este caso no existen datos compatibles con esta entidad clínica -sensación desagradable en las extremidades inferiores que provoca una necesidad imperiosa de mover las piernas-.

Se consideran movimientos periódicos la aparición de secuencias de al menos cuatro contracciones musculares de 0.5 a 5 segundos de duración, con un intervalo entre cada sacudida de 5 a 90 segundos. Los movimientos pueden ser seguidos de un microdespertar o despertar y ocasionalmente por movimientos o sacudidas musculares generalizadas. Cuando se produce un despertar prolongado el paciente se queja de insomnio mientras que si sólo producen microdespertares el resultado es hipersomnolencia diurna. Pueden también presentarse sin insomnio ni hipersomnia, constituyendo un hallazgo del estudio polisomnográfico. Los movimientos periódicos de extremidades ocurren con más frecuencia durante las fases I y II y la primera parte de la noche, disminuyendo con las fases profundas NREM III y IV, y desapareciendo con la fase REM.

La fisiopatología de este trastorno es compleja y no está bien definida, al parecer puede existir una alteración de un oscilador reticular o subcortical, similar a los que determinan la oscilación de la tensión arterial o la respiración. La respuesta al tratamiento con benzodiacepinas -clonazepam, nitrazepam, temazepam-, dopaminérgicos -levodopa, bromocriptina-, opiáceos a bajas dosis -metadona, propoxifeno, codeína-, o gabapentina, indica el compromiso de sistemas adrenérgicos, dopaminérgicos y opioides en la patogénesis.

En este caso clínico se propone tratamiento con presión nasal positiva continua -CPAP vs BiPAP-, ajustando la presión en un segundo estudio polisomnográfico, valorando la respuesta clínica del insomnio y de la hipersomnolencia diurna, dejando el posible tratamiento farmacológico en el caso en el que persistan los movimientos periódicos y la sintomatología una vez corregida la hipoventilación.

 

Logo de Neurofisiologia Granada Aviso Legal | Neurofisiología Granada | Mapa del Sitio | Política de Privacidad | Contacto | ©2005 NeurofisiologiaGranada | Logo de Clinica Fray Leopoldo